MOTIVACION BREVE:
A la vuelta de las vacaciones de Navidad, nos espera un nuevo trimestre de mucho trabajo. A lo largo de esta semana trabajaremos con los niños la estación del invierno a través de poesías, cuentos, vídeos y otros recursos que nos ayuden a entrar en calor sin perder de vista que al fianl del mes de enero celebramos la gran fiesta de la PAZ que está de fondo en todas las actividades que se hagan en este mes.

RECURSOS POR SEMANA:

Oración

Querido Jesús:
Hoy queremos celebrar
Que tú nos enseñas a amar.
Danos tus amor y alegría
Hoy como todos los días.

Canción
Te damos las gracias señor por las manos


TE DAMOS LAS GRACIAS, SEÑOR POR LAS MANOS,
HACEMOS CARICIAS Y DAMOS ABRAZOS
COGEMOS LAS COSAS Y HACEMOS REGALOS,
TE DAMOS LAS GRACIAS, SEÑOR, POR LAS MANOS. (2)
 
 
Podemos aplaudir porque tenemos manos:
Podemos aplaudir y estamos encantados.
Podemos escribir porque tenemos manos:
Podemos escribir y estamos encantados.
Podemos dibujar porque tenemos manos:
Podemos dibujar y estamos encantados.
 
Podemos cocinar porque tenemos manos:
Podemos cocinar y estamos encantados.
Podemos sí, jugar porque tenemos manos:
Podemos sí, jugar y estamos encantados.
Podemos ayudar porque tenemos manos:
Podemos ayudar y estamos encantados.


Poesía del invierno

Desde mi ventana
veo caer la nieve
blanca y silenciosa
casi no se siente.
Ya está todo blanco
parece de algodón
¡Qué gusto da verlo
desde mi balcón!


Texto/Cuento
El pajarito perezoso

Había una vez un pajarito simpático, pero muy, muy perezoso. Todos los días, a la hora de levantarse, había que estar llamándole mil veces hasta que por fin se levantaba; y cuando había que hacer alguna tarea, lo retrasaba todo hasta que ya casi no quedaba tiempo para hacerlo. Todos le advertían constantemente:
- ¡eres un perezoso! No se puede estar siempre dejando todo para última hora...
- Bah, pero si no pasa nada.-respondía el pajarito- Sólo tardo un poquito más que los demás en hacer las cosas
Los pajarillos pasaron todo el verano volando y jugando, y cuando comenzó el otoño y empezó a sentirse el frío, todos comenzaron los preparativos para el gran viaje a un país más cálido. Pero nuestro pajarito, siempre perezoso, lo iba dejando todo para más adelante, seguro de que le daría tiempo a preparar el viaje. Hasta que un día, cuando se levantó, ya no quedaba nadie.
Como todos los días, varios amigos habían tratado de despertarle, pero él había respondido medio dormido que ya se levantaría más tarde, y había seguido descansando durante mucho tiempo. Ese día tocaba comenzar el gran viaje, y las normas eran claras y conocidas por todos: todo debía estar preparado, porque eran miles de pájaros y no se podía esperar a nadie. Entonces el pajarillo, que no sabría hacer sólo aquel larguísimo viaje, comprendió que por ser tan perezoso le tocaría pasar solo aquel largo y frío invierno.
Al principio estuvo llorando muchísimo rato, pero luego pensó que igual que había hecho las cosas muy mal, también podría hacerlas muy bien, y sin dejar tiempo a la pereza, se puso a preparar todo a conciencia para poder aguantar solito el frío del invierno. Primero buscó durante días el lugar más protegido del frío, y allí, entre unas rocas, construyó su nuevo nido, que reforzó con ramas, piedras y hojas; luego trabajó sin descanso para llenarlo de frutas y bayas, de forma que no le faltase comida para aguantar todo el invierno, y finalmente hasta creó una pequeña piscina dentro del nido para poder almacenar agua. Y cuando vio que el nido estaba perfectamente preparado, él mismo se entrenó para aguantar sin apenas comer ni beber agua, para poder permanecer en su nido sin salir durante todo el tiempo que durasen las nieves más severas.
Y aunque parezca increíble, todos aquellos preparativos permitieron al pajarito sobrevivir al invierno. Eso sí, tuvo que sufrir muchísimo y no dejó ni un día de arrepentirse por haber sido tan perezoso.
Así que, cuando al llegar la primavera sus antiguos amigos regresaron de su gran viaje, todos se alegraron sorprendidísimos de encontrar al pajarito vivo, y les parecía mentira que aquel pajarito holgazán y perezoso hubiera podido preparar aquel magnífico nido y resistir él solito. Y cuando comprobaron que ya no quedaba ni un poquitín de pereza en su pequeño cuerpo, y que se había convertido en el más previsor y trabajador de la colonia, todos estuvieron de acuerdo en encargarle la organización del gran viaje para el siguiente año.
Y todo estuvo tan bien hecho y tan bien preparado, que hasta tuvieron tiempo para inventar un despertador especial, y ya nunca más ningún pajarito, por muy perezoso que fuera, tuvo que volver a pasar solo el invierno.




Texto bíblico
(Mt. 5, 20-25)

Dijo Jesús a sus discípulos; Si vosotros no sois mejores que los sabios no entraréis en el Reino de los Cielos. Habéis oído que se dijo a los antiguos: No matarás, y el que mate será procesado. Pero yo os digo: todo el que esté peleado con su hermano, será procesado. Y si uno llama a su hermano "imbécil", será procesado y juzgado. Por tanto, si cuando vas a poner tu ofrenda sobre el altar, te acuerdas de que tu hermano tiene quejas contra ti, deja allí tu ofrenda y vete primero a reconciliarte con tu hermano, y después vuelve a presentar tu ofrenda.


Marista/Mariano
Oración de Marcelino
Marcelino, tú decías:
"Ojalá se diga de vosotros,
Mirad como se aman..."
Ayúdanos a traer la paz a la Tierra
y la felicidad a todas las personas que nos rodean.

Solidaridad
Cuento sobre la solidaridad: Hace frío (Una historia que fomenta la solidaridad)

El invierno es un viejito que tiene una barba blanca, llena de escarcha que le cuelga hasta el suelo. Donde camina deja un rastro de hielo que va tapando todo. A veces trae más frío que de costumbre, como cuando sucedió esta historia:
Hacía tanto, pero tanto frío, que los árboles parecían arbolitos de Navidad adornados con algodón. En uno de esos árboles vivían los Ardilla con sus cinco hijitos. Papá y mamá habían juntado muchas ramitas suaves, plumas y hojas para armar un nido calientito para sus bebés, que nacerían en invierno. Además, habían guardado tanta comida que podían pasar la temporada de frío como a ellos les gustaba: durmiendo abrazaditos hasta que llegara la primavera. Un día, la nieve caía en suaves copos que parecían maripositas blancas danzando a la vez que se amontonaban sobre las ramas de los árboles y sobre el piso, y todo el bosque parecía un gran cucurucho de helado de crema en medio del silencio y la paz. ¡Brrrmmm!

Y entonces, un horrible ruido despertó a los que hibernaban: ¡una máquina inmensa avanzaba destrozando las plantas, volteando los árboles y dejando sin casa y sin abrigo a los animalitos que despertaban aterrados y corrían hacia cualquier lado, tratando de salvar a sus hijitos! Papá Ardilla abrió la puerta de su nido y vio el terror de sus vecinos. No quería que sus hijitos se asustaran, así que volvió a cerrar y se puso a roncar. Sus ronquidos eran más fuertes que el tronar de la máquina y sus bebés no despertaron.
Mamá Ardilla le preguntó, preocupada: "¿qué pasa afuera?" "NO te aflijas y sigue durmiendo, que nuestro árbol es el más grande y fuerte del bosque y no nos va a pasar nada".
Pero Mamá Ardilla no podía quedarse tranquila sabiendo que sus vecinos tenían dificultades. Insistió: "Debemos ayudar a nuestros amigos: tenemos espacio y comida para compartir con los que más lo necesiten. ¿Para qué vamos a guardar tanto, mientras ellos pierden a sus familias por no tener nada?" Papá Ardilla dejó de roncar; miró a sus hijitos durmiendo calientitos y gordos y a Mamá Ardilla. Se paró en su cama de hojas y le dio un beso grande en la nariz a la dulce Mamá Ardilla y ¡corrió a ayudar a sus vecinos! En un ratito, el inmenso roble del bosque estaba lleno de animalitos que se refugiaron felices en él. El calor de todos hizo que se derritiera la nieve acumulada sobre las ramas y se llenara de flores. ¡Parecía que había llegado la primavera en medio del invierno! Los pajaritos cantaron felices: ahora tenían dónde guardar a sus pichoncitos, protegidos de la nieve y del frío.

Así, gracias a la ayuda de los Ardilla se salvaron todas las familias de sus vecinos y vivieron contentos. Durmieron todos abrazaditos hasta que llegara en serio la primavera, el aire estuviera calientito, y hubiera comida y agua en abundancia.


Dibujo/Imagen

abrazo_ovejita_enero.jpg


Dinámica
Dividiremos la clase en dos equipos y les sacaremos el baúl de los disfraces, en caso de no tener baúl mandaremos traer los abrigos y otras prendas que haya en el perchero. El juego va a consistir en abrigar a uno de los compañeros de cintura para arriba en un minuto. Cuando termine el minuto se para el juego y el que más prendas de vestir tenga puestas de cintura para arriba gana.


Audiovisual



Canción

Invierno, Invierno
Frío en la nariz
Llueven los paraguas desde el cielo gris
Invierno, invierno
Cuando hay ventarrón
con mi barrilete a pasearme voy.
Invierno invierno
Cuando sale el sol guardo en mis manitas todo su calor

Mandala del invierno
coloriage-mandala-bonhomme-de-neige_gif.JPG
Manoplas de la paz

Los niños pintarán dentro de la manopla lo que represente para ellos la paz y se uniran las dos copias para que los niños se la puedan poner y hacer un homenaje con su manopla a la paz.

mitten21b.gifmitten21b.gif