MES DE FEBRERO: UN PASO HACIA LA SOLIDARIDAD

¡Vaya aventura! ¡Es fantástico conocer nuevos lugares, encontrar nuevas personas, reencontrar a los amigos,…! ¡Qué suerte! Hemos vivido unos días especiales con nuestros compañeros, y además, hemos cargado nuestra mochila de PAZ. Pero,… un momento, nuestra mochila estaba ya cargada de un montón de sorpresas. Durante este mes, te invito a descubrirlas y sobre todo, a compartirlas con los demás, especialmente con tus amigos. También, a abrir los ojos a situaciones diferentes a la tuya, y a sacar lo mejor de tu mochila para disfrutarlo con todos. Verás que el viaje se convierte en una aventura de SOLIDARIDAD.
external image clip_image002.jpg



¿QUÉ TRAEMOS EN LA MOCHILA?
La idea de esta semana es que los niños descubran y sean capaces de ver lo positivo en ellos mismos y en los demás.
Se trata de ayudar al niño a desarrollar una sana autoestima, que aprenda a buscar lo positivo de cada situación y a superar las pequeñas dificultades desde una perspectiva optimista.
En definitiva, que saquen de la mochila lo mejor de ellos mismos y lo reflejen en sus “pequeñas y grandes vivencias”.
COMPARTIMOS LA MOCHILA
Si en la anterior semana hemos trabajado las cualidades y capacidades que todos tenemos, en esta semana se trata de compartirlas y ponerlas al servicio de los demás.
En definitiva, se trata de SER SOLIDARIOS con los que nos rodean y de abrir ventanas para observar las necesidades de los que están más lejos.
AMIGOS DE AVENTURA
Esta semana nos vamos a centrar en la AMISTAD, haciéndolo coincidir con el día del cariño y de los amigos (14 de Febrero). Se trata de fomentar valores que cultivan la amistad: afecto, confianza, generosidad, amor,…
REVISAMOS LA MOCHILA
En esta semana vamos a revisar nuestra mochila, nuestras cualidades, nuestras capacidades puestas al servicio de los demás. Se trata de evaluarnos a nosotros mismos, de automotivarnos a seguir mejorando. Nos da pie a esforzarnos para dar lo mejor y a sentirnos felices y orgullosos de nosotros mismos.
Es el momento de recargar la mochila con esperanza, con fe, con alegría, con amor, con compasión, con sueños… para seguir caminando con los que nos rodean.
Nuestras huellas quedan en los demás a través de las buenas actitudes y a través de ellas podemos cambiarlo todo. Es el momento de contagiar a los demás con nuestras buenas acciones.